Sendero del cañon del río Bailón

Sendero del cañon del río Bailón

Inicio: Las Cruces (ctra. Cueva de los Murciélagos, Zuheros).
Final: Zuheros.
Longitud: 4 km.
Tiempo: 2 horas (a pie).
Dificultad: Media - Baja

Para realizar la ruta  es necesario contar previamente con la autorización de la Delegación Provincial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Córdoba (telefono de contacto: 671 562 045)

El acceso a este recorrido se realiza por la carretera que nos lleva a la Cueva de los Murciélagos, justo en un aparcamiento llamado "Las Cruces". En el km. 1 de esta carretera, después de subir una cuesta que culmina en el mirador de la Atalaya, tomaremos un camino a la derecha, por donde se inicia el itinerario. En este camino descendente encontraremos numerosos árboles: álamos, sauces, nogales, higueras y zarzas, donde cantan un sinfín de pájaros. No es raro encontrar huellas de jabalíes. Destaca, en frente, el Monte Zumacal, zona de lanchar muy meteorizado.

Siguiendo nuestro camino, llegamos al Río Bailón, desde donde podremos observar numerosas cavidades prehistóricas en los cerros que lo rodean. Entre ellas destaca, por su dimensión, la Cueva del Fraile, que debe su nombre al trozo de roca que hay en su umbral, que parece un gigantesco fraile.

En su interior se han encontrado algunas pinturas neolíticas, gravemente deterioradas en la actualidad. A partir de aquí el camino se va haciendo más abrupto, hasta la honda entalladura del Cañón del Charco hondo, justo antes de llegar a Zuheros, donde termina el sendero. A parte de las impresionantes vistas panorámicas, durante el recorrido podremos recrearnos contemplando el vuelo de numerosas aves que nidifican en los tajos del Bailón, como el búho real, el cernícalo, el halcón peregrino y algunas especies de córvidos, representados por cuervos, grajillas y chovas piquirrojas, que nos deleitarán con sus vuelos acrobáticos.

Fuente: Mancomunidad de la Subbética
Fotografías: C. Poyato